Los directivos españoles consideran que es importante tener un propósito corporativo establecido, pero la mayoría no lo asocia correctamente. El 67%  vincula el propósito corporativo a elementos funcionales (resultados financieros, productos, servicios) y solo un 41% a elementos sociales, la ética, el medioambiente, etc.