Según el informe '2018 Global Innovation 1.000', elaborado por Strategy&, la consultora de estrategia de PwC, la inversión en innovación de las grandes empresas europeas creció un 14%, hasta los 214.000 millones de dólares (188.000 millones de euros) durante el último año. 

En España Telefónica, Amadeus, Grifols, Iberdrola, Acciona, Indra y Abengoa fueron las empresas españolas que más presupuesto destinaron a la innovación este año, con una inversión de 2.700 millones de dólares (2.366 millones de euros) en su conjunto. 

Si miramos la inversión en innovación por sectores, el informático y electrónico, el sector sanitario, el de automoción, y el de 'software' e Internet, concentraron hasta un 76% del gasto total en I+D. El informe apunta también a que el sanitario podría convertirse en el que más gasta en innovación para 2020. 

Desde hace años estamos siendo testigos cómo la innovación se ha convertido en el factor diferencial del éxito empresarial de numerosas compañías. Amazon, Alphabet o Tesla son solo algunos ejemplos de una lista interminable y a la que cada día se suman más. Aunque ésta no es sólo es propia de empresas con ADN tecnológico, sino que está abierta a cualquier otro sector: salud, banca, motor… y, porqué no, al mundo de la comunicación. 

Ser percibida como una compañía innovadora aumenta las posibilidades de éxito de la organización, convirtiéndose en un valor diferencial clave para los consumidores o empresas cliente. Esto significa que una comunicación que destaque los valores de innovación será mucho más eficaz a la hora de conseguir sus objetivos.