La movilidad urbana ha de ser cada vez más sostenible. Las instituciones públicas europeas y nacionales celebran la Semana Europea de la Movilidad y el Día Europeo sin coches, precisamente, para informar a la ciudadanía sobre los nuevos retos a los que se enfrentan las ciudades en materia de movilidad urbana. En realidad, llevan haciéndolo desde hace casi dos décadas, pero es ahora cuando parece que, gracias a la tecnología, hemos empezado a cambiar nuestros hábitos de transporte.

Así pues, el sector transporte se ve abocado a evolucionar; bien ante la presión de las Administraciones Públicas en su propósito de disponer, más pronto que tarde, de un modelo de transporte más respetuoso con el medio ambiente (véase la polémica suscitada por el anuncio del Gobierno de subir el impuesto a los carburantes, en concreto al diésel), bien por las nuevas demandas de movilidad de los ciudadanos.

El área de consultoría en comunicación para el sector energético, medio ambiente y sostenibilidad de Hotwire analiza los tres retos a los que se enfrenta el sector en estos momentos y que necesitan de una estrategia conjunta para abordar estos cambios. 

Los ayuntamientos persiguen a las Smart Cities 

España es el país con mayor número de medidas permanentes ejecutadas, con un total de 2.418 ejecutadas en este año. Entre ellas, destacan actuaciones como la peatonalización, la creación o ampliación de zonas de velocidad limitada y de carriles bici, la implantación de alquiler de bicicletas o vehículos eléctricos, la creación de caminos escolares o la mejora de la accesibilidad.

También desde el mundo de la empresa privada se están desarrollando iniciativas novedosas para mejorar la movilidad dentro de las ciudades. Geotab, líder global en IoT y vehículo conectado, ha anunciado recientemente el lanzamiento de data.geotab.com con el objetivo de apoyar a organizaciones y administraciones públicas en el desarrollo de las smart cities, impulsar la productividad de las empresas y fomentar una mayor seguridad en las carreteras, data.geotab.com proporciona acceso a paquetes de datos inteligentes de forma pública. La información disponible en esta plataforma proviene de los 2.000 millones de puntos de datos que son recopilados diariamente a partir de la red de más de un millón de vehículos conectados con la tecnología de Geotab.

La tecnología también está impactando de manera determinante en los hábitos y modelos de transporte que están adoptando los nuevos consumidores. La economía colaborativa y las aplicaciones móviles han revolucionado el sector del automóvil, especialmente en las áreas urbanas. Una de las principales consecuencias es el descenso del deseo de adquisición de vehículos propios, un hecho que impactará de manera clara en el descenso de las ventas de automóviles por parte de particulares. Esta tenencia se aprecia en grandes urbes occidentales. Solo en China -con una clase media en pleno crecimiento- se espera que la compra de automóviles por consumidores chinos particulares aumente. En este contexto, los automóviles de uso personal dejarán paso a unos automóviles de uso colectivo y en manos de nuevas marcas y empresas basadas en la tecnología –Uber o Cabify han sido las primeras en revolucionar el sector de la movilidad– prometen cambiar por completo el concepto de la movilidad.

El reto de la llegada de los vehículos eléctricos

Según predice PwC en el Strategy and Digital Auto Report, entre 2025 y 2030 el coste de las baterías eléctricas descenderá por debajo de la de los motores de combustión. El parque de automóviles eléctricos e híbridos continúa en ascenso, aunque los motivos no sean precisamente una mayor conciencia en el medio ambiente, sino la puesta en marcha de medidas restrictivas a la circulación como ha ocurrido en grandes urbes como Madrid o Barcelona, por ejemplo. Este hecho es ya constatable en España. Según la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), las ventas de vehículos eléctricos aumentaron sus ventas un 168% en los dos primeros meses del año 2018. En el acumulado de los dos primeros meses del año, las matriculaciones de este tipo de vehículos han registrado 13.097 unidades matriculadas lo que supone un incremento del 47,5% en comparación con idéntico periodo de 2017.

Se espera que el mercado de vehículos eléctricos crezca espectacularmente en los próximos años. Según Bloomberg New Energy Finance, las ventas de este tipo de vehículos aumentarán de 1.1 millones en 2017 a 11 millones en 2025 en todo el mundo. En España el crecimiento se prevé al mismo ritmo, según el Observatorio Sectorial DBK el número de vehículos eléctricos se multiplicará por cinco entre 2017 y 2020. Pero la llegada de los vehículos eléctricos supone un nuevo reto para administraciones y empresas, y es precisamente la falta de infraestructuras adecuadas para impulsar su adopción y hacer realidad esta tendencia. En este contexto, Eaton, la compañía líder de administración de energía, destaca la necesidad de políticas e inversiones en infraestructuras adecuadas para impulsar su adopción y hacer realidad esta tendencia.

Sin embargo, es cierto que se han dado algunos pasos al respecto en nuestro país. El hecho de que las casas nuevas deben construirse con una preinstalación que da acceso a todos los espacios de estacionamiento de los usuarios a una conexión eléctrica para recargar sus vehículos es un paso adelante. Como es el hecho de que todos los edificios construidos a partir del 30 de junio de 2015 deben proporcionar acceso a una toma de corriente en cada espacio de garaje. O que un punto de recarga es obligatorio por cada 40 espacios de estacionamiento tanto en los nuevos aparcamientos de la flota privada como en los públicos. Pero necesitamos impulsar esta tendencia si queremos favorecer un nuevo modelo de movilidad. Una que, de acuerdo con Eaton, necesita ser impulsada por energía limpia si queremos asegurar la sostenibilidad real en nuestra sociedad futura.

La guerra a los combustibles fósiles y la desdieselización

Actualmente, el 80% de la energía proviene de combustibles fósiles y, a pesar de lo que creen los más escépticos sobre el cambio climático, está causando que el planeta se caliente cada día más. Las consecuencias de todo esto aún se desconocen. Y aquí el sector del automóvil tiene mucho que decir.

Desde gobiernos y administraciones se está poniendo cerco al automóvil con medidas –algunas de ellas- muy polémicas. El Gobierno de España ha sido el último en provocar una crisis en el sector al anunciar este pasado verano una subida tributaria a los carburantes, especialmente al diésel. Por un lado, desde el Gobierno señalan el afán recaudatorio necesario para afrontar una política de más gasto público, por otro, como herramienta disuasoria de agresión al medio ambiente. Lo cierto es que desde la patronal del automóvil ya han comenzado a movilizarse contra esta medida aunque entonan el mea culpa en lo que a la comunicación se refiere. El vicepresidente de las Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), Mario Armero, aseguraba en una entrevista a El País, que “el sector no ha sido capaz de comunicar que para combatir el CO2 el diésel sigue siendo importante” (…) “Dado que el diésel emite menos CO2, pero emite más partículas que afectan a la calidad del aire, las ciudades ponen más restricciones al diésel, pero hablamos del diésel antiguo”.

¿Qué suponen todos estos cambios para las marcas de automóviles?

Con el aumento de la competencia y la regulación, cada vez más directores de comunicación y marketing buscan en la comunicación un aliado para tomar el control de los mensajes de la industria y conectar con un mayor número de stakeholders. Hotwire tiene experiencia en el sector de la energía gracias a su trabajo para clientes en el pasado como Kokam, Bridgelux y Low Carbon y actualmente cuenta en su cartera con empresas líderes del sector como Eaton, Cupertino Electric, Enphase Energy, AutoGrid y Trane, entre otras.

La aparición de nuevas tecnologías está cambiando el sector de la energía en general y el del automóvil en particular. Sin embargo, las barreras para dirigirnos hacia fuentes de energía y modelos de negocio más sostenibles son aún muy grandes debido a la complejidad de la regulación, la inseguridad de los inversores y los últimos cambios políticos. Desde Hotwire podemos ayudar a cualquier tipo de negocio a acabar con el ruido que se está creando en torno a este sector y ayudarles creando mayor notoriedad, demostrando los beneficios de su actividad y, en definitiva, motivando la adopción de los nuevos tipos de consumo energético y aumentando así las ventas.

Por otro lado, cada vez más los usuarios dejarán de sentir apego a las marcas y valorarán los servicios y experiencias que éstas les puedan ofrecer. La falta de sentimiento de pertenencia de automóviles en combinación con el auge de marcas de alto carácter tecnológico supone uno de los mayores peligros para las marcas de utilitarios que necesitarán poner en valor sus atributos tecnológicos y llegar a los nuevos consumidores de nuevas formas más innovadoras y personalizadas.