Los fallos en los sistemas de seguridad de las compañías se están convirtiendo –por desgracia para los usuarios- en uno de los mayores problemas a los que se enfrenta el mundo digital. Y no parece que la situación vaya a revertir, sino todo lo contrario. La última de las organizaciones que se ha visto afectada por un error de seguridad ha sido la empresa de recursos humanos Randstad.

Según informaba Diario.es, hasta el pasado junio un fallo de seguridad en la plataforma de la empresa permitía visualizar los sueldos y los datos personales de los trabajadores subcontratados por Randstad, el portal de búsqueda de empleo, por otros usuarios de la plataforma con tan solo pulsar un botón. Presionando la tecla F5 (que actualiza la página web) mientras se visualizaba una nómina, el sistema cargaba otra diferente de un trabajador al azar.

Cada vez más los usuarios ven como fallos de seguridad en las empresas comprometen sus datos (en este caso personales y laborales) en la red. Estos errores nada tienen que ver con los hackeos, sino a fallos de las mismas compañías en la gestión de la seguridad de sus datos. Es por este motivo por el que las compañías no solo deben tener un protocolo de acción definido, también un plan de comunicación de crisis ante este tipo de situaciones. No parece que haya sido el caso de Randstad. No solo la empresa no informó el pasado junio cuando este fallo se produjo, sino que una vez la noticia ha sido destapada por el Diario.es, la respuesta de la compañía no parece haber estado a la altura de las dimensiones de la crisis: “no tenemos nada que comunicar a este respecto”, aseguraron al periodista que firmaba la información. Tampoco comunicado posterior ni ningún aviso en sus plataformas sociales (solo el perfil de Randstad de Twitteren España cuenta con más de 80.000 seguidores) que siguió tuiteando contenidos sin hacer mención alguna a la noticia.

La rapidez en la comunicación de este tipo de situaciones, que no solo compromete a la propia empresa, sino también al interés de los usuarios y ciudadanos, puede marcar la diferencia en la gestión de la crisis. Muchas veces las empresas sienten la tentación de ocultar cualquier error, otras veces, los usuarios se enteran cuando ya es muy tarde, como les pasó a los miles de usuarios de Yahoo, que se enteraron años después del fallo de seguridad que había sufrido la plataforma.

La tecnología está cambiando el modo de trabajo de las organizaciones y nuevos retos como la ciberseguridad se colocan en el centro de la agenda empresarial. Lo que no puede cambiar es la gestión e la crisis de comunicación: inmediatez, transparencia, y –sobre todo– dar respuestas.