Los avances tecnológicos no solo suponen ventajas para las marcas, también muchos retos, especialmente en lo que respecta a la adquisición y gestión de los datos personales. Los gadgets como dispositivos electrónicos y wereables recaban cada vez más información de sus usuarios, las empresas son capaces de cubrir sus necesidades de una manera más precisa y desarrollar productos basados en sus experiencias y comentarios. Sin embargo, según se recoge en el estudio ‘Entendiendo a la Generación Alfa’, la entrada de estos dispositivos en la vida de los más jóvenes, la generación alfa, puede generar controversia.

Si bien muchas marcas en estos momentos no hacen un buen uso de los datos que recopilan, existe el peligro de ir demasiado lejos. Aunque orientar a los clientes en función de su comportamiento y preferencias puede ayudar a las marcas a mostrar la información más relevante para ellos, pronto puede parecer intrusivo si se llega demasiado lejos o se ejecuta mal. Todos hemos vivido esa experiencia de ser acechados en diferentes webs por una chaqueta que un día vimos en una tienda online. Ajustar los algoritmos de segmentación y mejorando la comunicación entre las bases de datos, ayudará a resolver estos problemas.

Quizás lo más llamativo es que los consumidores cada vez son más cuidadosos con la forma en que se utilizan sus datos. Los gobiernos están haciendo lo mismo, con la puesta en marcha de regulaciones como la GDPR que da a las personas más control sobre su información personal. Existe el riesgo, entonces, de que los consumidores simplemente revoquen el acceso a sus datos si las marcas no tienen cuidado.

Las marcas deben preocuparse por el cliente del futuro que ya es consciente del valor de sus datos y es más celoso de su intimidad: “Te bloqueo, ya no puedes tener mis datos”; o, lo más común, “de acuerdo te doy mis datos, pero: ¿Qué me das a cambio?”. Algunas empresas ya operan este tipo de intercambio de datos, por ejemplo, ofrecen descuentos si las personas aceptan compartir su información.

Según se recoge en el estudio ‘Entendiendo a la Generación Alfa’, las marcas podrían adelantarse a este reto y generar una mayor confianza entre los consumidores al comprometerse con la transparencia sobre cómo usan los datos. Pero a muchas empresas les molesta la regulación y tienden a adoptar un enfoque reactivo en vez de liderar esta demanda de la  sociedad.

Mientras que la Inteligencia Artificial y la recogida de datos permite ofrecer interacciones más personalizadas, esto supone al mismo tiempo un riesgo para la seguridad y la privacidad. Muchos dispositivos están conectados a Internet, lo que significa que son susceptibles de ser hackeados. En noviembre de 2015, se descubrió que el wifi de Mattel hizo que la Hello Barbie pudiese ser hackeada para convertirse en un dispositivo de vigilancia infantil. En febrero de 2017, el organismo oficial que protege a los consumidores dijo a los padres que destruyeran la muñeca My Friend Cayla que se conectaba a Bluetooth por el mismo motivo. En este sentido, muchos usuarios desconocen cómo las empresas pueden utilizar los datos recogidos por estos dispositivos.

En mayo de 2018 entrarán en vigor nuevas normas de protección de datos en Europa. El Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) cambiará la forma en que las empresas y las organizaciones pueden manejar la información de las personas. La ley exigirá que las empresas sean más responsables de los datos que poseen, les permite a las personas un mayor acceso a la información que poseen y les da a los reguladores el poder de multar a las empresas que no cumplan hasta 20 millones de euros por delitos mayores.

Si quieres saber más sobre cómo la tecnología afectará a la nueva generación de consumidores, descubre más datos en ‘Entendiendo a la Generación Alfa’,  un informe  elaborado por la agencia de comunicación global Hotwire donde se recogen las principales tendencias tecnológicas que afectarán a los consumidores del futuro y cómo las marcas tendrán que adaptarse a las nuevas exigencias de éstos. Este trabajo de investigación, realizado por Hotwire en colaboración con la revista The Wired, recoge las opiniones de 12 expertos en tecnología y educación.

¿Quieres saber más sobre nosotros?

Hotwire, la agencia de comunicación global, ayuda a los directores de marketing a entender y conectar mejor con sus consumidores. Desde Sydney hasta San Francisco, trabajamos con una filosofía de trabajo sin fronteras en 22 mercados incluyendo Reino Unido, Estados Unidos, Alemania, Francia, España, Italia y Australia, y en colaboración con las agencias Yellow Communciations en Holanda y Bélgica, Active DMC en Oriente Medio y con VIANEWS en Brasil, así como otros socios afiliados. Para más información contacta con nuestro equipo de España:

yashim.zavaleta@hotwireglobal.com