El último Foro Económico de Davos dejó tras de sí uno de los peores datos en lo que se refiere a la igualdad entre mujeres y hombres. Durante esta cita se presentó el Índice Global de Brecha de Género de 2017 donde se aseguraba que las diferencias entre hombres y mujeres en términos relacionados con la salud, la educación, la política y la economía se amplió por primera vez desde que comenzaron los registros en 2006. Según este informe, serán necesarios 217 años para conseguir la paridad entre hombres y mujeres.

Durante el año pasado otro gran acontecimiento demostró la situación de vulnerabilidad en la que las mujeres se siguen encontrando, especialmente en sus profesiones. Uno de los movimientos sociales que emergieron con más fuerza fue el fenómeno bautizado en las redes sociales como #MeToo que nació a partir de las denuncias de las actrices de Hollywood por los abusos de algunas de las figuras más reconocidas de la industria cinematográfica norteamericana. El origen de este hashtag hay que encontrarlo en la publicación en el New York Times de un artículo, donde varias actrices denunciaban los abusos del productor de cine Harvey Weinstein. Fue la actriz Alyssa Milano la que utilizó por primera vez el hashtag #metoo (yo también) al leer el artículo en la prensa. Milano fue sin querer la impulsora del movimiento, que más tarde asociaciones de víctimas de abusos sexuales utilizaron para dar visibilidad a las miles de mujeres que sufren estos abusos.

Sin embargo, el “me too” original fue ideado años antes –en 2006– por la activista neoyorkina Tarana Burke quien se inspiró en el testimonio de una niña de 13 años que compartió con ella los abusos sexuales que había padecido, a lo que respondió con un “me too”. Esta frase se convirtió en el claim de una campaña en defensa de las mujeres de color que habían sufrido abuso sexual en la plataforma MySpace.

El hahstag #metoo ha conseguido en las redes sociales en abierto, según el equipo de investigación de Hotwire, un total de 11,6 millones de menciones en los últimos meses. El momento de mayor impacto se produjo el 16 de octubre, cuando la actriz Alyssa Milano tuiteó el post donde llamaba a la acción a las mujeres que habían sufrido abuso.

El revuelo mediático que el movimiento #metoo consiguió sentó las bases para la creación de una organización mucho más establecida, que se erigió bajo el lema Timesup en enero de 2018 por un conjunto de profesionales de la industria del cine, la televisión y el espectáculo y que intenta dar visibilidad a los abusos sexuales de las mujeres. Fue Oprah Winfrey durante su discurso en la ceremonia de los Globos de Oro la que encendió la mecha y consiguió que #Timesup se convirtiera en toda una revolución mediática y se volviese a centrar la atención en los abusos sobre las mujeres.

En un análisis realizado por Hotwire, se aprecia cómo durante el discurso de Oprah Winfrey durante los Globos de Oro en enero de este año dispararon las menciones en redes sociales del hahstag #TimesUp, superando los 2,7 millones de comentarios en las redes sociales públicas.

Las redes sociales han servido para que los abusos sexuales a las mujeres se hayan situado en el centro de la agenda mediática como nunca antes había ocurrido y, sin duda, marcarán la celebración del Día Internacional de la Mujer este año. Precisamente la campaña oficial del Día Internacional de la Mujer apela al cambio y la necesidad de avanzar hacia la igualdad entre hombres y mujeres desde la propia conciencia de los ciudadanos de todo el mundo. A través del hashtag #PressForChange se pide a todas las personas que expresen de qué manera pueden contribuir a acabar con la discriminación de la mujer y conseguir la igualdad con los hombres.

Hotwire se suma a la campaña del Día Internacional de la Mujer

Desde Hotwire apoyamos la diversidad y la igualdad y por ello nos hemos sumado al movimiento #PressForChange. Nuestro compromiso por la igualdad de oportunidades a hombres y mujeres respetando y fomentado la diversidad están en el ADN de nuestra cultura como compañía. Como muestra de nuestro compromiso por la paridad, nuestro equipo directivo está compuesto en un cincuenta por ciento por hombres y el otro cincuenta por mujeres. Además, el puesto de mayor responsabilidad en Hotwire está ocupado por una mujer, Barbara Bates, que ocupa el puesto de CEO Global y que representa el espíritu inclusivo de la compañía.

Te animamos a participar en la campaña de #PressForChange rellenando este cuestionario y contribuir a que la brecha entre géneros sea cada día menor.