Este año el juguete más demandado a los Reyes Magos es el teléfono móvil para niños Kidibuzz, según publica Google en relación a las búsquedas de juguetes en Estados Unidos estas navidades. Los niños nacidos a partir del año 2010, la denominada Generación Alfa, tienen acceso a la tecnología e Internet desde el mismo momento de su nacimiento y, por eso, no es de extrañar que estos dispositivos sean los más demandados en las cartas de los Reyes Magos.

Sin embargo, la llegada del Internet de las Cosas a los juguetes y otros dispositivos con inteligencia artificial como el último modelo de la muñeca Hello Barbie, ha abierto un debate sobre la seguridad y privacidad de los menores, que pueden quedar desprotegidos ante estos dispositivos. Esta es una de las conclusiones del estudio ‘Entendiendo a la Generación Alfa’, realizado por la agencia de comunicación global Hotwire y que analiza el efecto de la tecnología en los más pequeños.

Según el informe sobre el uso de los medios por los niños del regulador de los medios de comunicación británico (Ofcom), el 55% de los niños de 3-4 años utiliza tabletas. Pero los niños de hoy, la denominada generación Alfa, ya no solo tiene acceso a Internet y la tecnología a través de pantallas.

La Generación Alfa, el grupo generacional nacido a partir del año 2010, ya ha asimilado de forma totalmente natural, que una de las grandes tendencias de la tecnología, como la inteligencia artificial, forme parte de sus vidas. Algunos de estos dispositivos con reconocimiento de imagen o voz, como la Hello Barbie de Mattel o los Hatchimals, así lo demuestran. Otros dispositivos están entrando en nuestras casas de forma casi imperceptible como Amazon Echo o Google Home, cuya tecnología combina Internet de las Cosas con asistentes de Inteligencia Artificial.

“Conceptos como ‘Inteligencia Artificial’ o ‘Internet de las Cosas’ sonaban a ciencia ficción hasta hace no mucho; la irrupción de estas tecnologías en nuestra vida cotidiana, no solo han transformado nuestras vidas, sino la forma en la que marcas y empresas necesitan aproximarse a los consumidores, entendiendo cada vez mejor sus motivaciones. La generación Alfa será una ‘audiencia’ hiper-sensible a ciertos estímulos y aquellas empresas que no logren conectar con ellos de forma natural, tenderán a desaparecer”. Comenta Yashim Zavaleta, director de la agencia de comunicación Hotwire para España y México. 

 Incrementar la recogida de datos impactará en la privacidad de los niños

 

Los gadgets como dispositivos electrónicos y wearables recaban cada vez más información de sus usuarios, las empresas son capaces de cubrir sus necesidades de una manera más precisa y desarrollar productos basados en sus experiencias y comentarios. Sin embargo, según se recoge en el estudio ‘Entendiendo a la Generación Alfa’, la entrada de estos dispositivos en la vida de los más jóvenes, la generación alfa, puede generar controversia.

Mientras que la Inteligencia Artificial y la recogida de datos permite ofrecer interacciones más personalizadas, esto supone al mismo tiempo un riesgo para la seguridad y la privacidad. Muchos dispositivos están conectados a Internet, lo que significa que son susceptibles de ser hackeados. En noviembre de 2015, se descubrió que el wifi de Mattel hizo que la Hello Barbie pudiese ser hackeada para convertirse en un dispositivo de vigilancia infantil. En febrero de 2017, el organismo oficial que protege a los consumidores dijo a los padres que destruyeran la muñeca My Friend Cayla, que se conectaba a bluetooth, por el mismo motivo. En este sentido, muchos usuarios desconocen cómo las empresas pueden utilizar los datos recogidos por estos dispositivos, tal y como se explica en el estudio ‘Entendiendo a la Generación Alfa’.

El riesgo del internet de los juguetes 

La conexión de un juguete a Internet introduce inmediatamente una debilidad que pueden utilizar los hackers. La compañía de juguetes VTech, que fabrica gadgets para niños, incluyendo tabletas y monitores para niños, fue hackeada en 2015, lo que expuso de manera pública los datos de los padres y sus hijos. Expertos en seguridad han alertado sobre cómo las muñecas y juguetes pueden violar las leyes de privacidad.

Yvonne Rogers, director del Centro de Interacción de la Universidad de Londres, advierte en el estudio ‘Entendiendo a la generación Alfa’ del problema que supone cuando los dispositivos recogen datos de niños, ya que no son capaces de dar permiso. Este investigador señala que dispositivos como monitores para bebés y/o pulseras para controlar la salud del bebé, recopilan información sobre la cual el menor no tiene conciencia.

En los próximos diez años veremos muchas más aplicaciones que podremos utilizar fácilmente para medir y grabar,” asegura Rogers. Un padre podrá grabar el humor de un niño o su comportamiento diario, por ejemplo, y guardar esa información en la nube para analizarla posteriormente.  Mientras este hecho puede tener muchos usos benignos, Rogers advierte que los dispositivos y las aplicaciones también pueden hacer que los padres se preocupen más por el desarrollo de sus hijos.

El uso de los datos y el GDPR

Según explica Hannah Broadbent, directora ejecutiva adjunta de la organización benéfica dedicada a la seguridad infantil Childnet en el estudio ‘Entendiendo a la Generación Alfa’, los jóvenes se están volviendo más conscientes de los riesgos de la privacidad online gracias a la creciente alfabetización digital. Sin embargo, dice que todavía existe una brecha en lo referido al conocimiento, y los jóvenes generalmente piensan más sobre la privacidad en términos de mantener información entre ellos y las personas que no conocen, en lugar de lo que las empresas pueden hacer con los datos que almacenan. Broadbent cree que la demanda de privacidad seguirá creciendo a medida que las noticias de las nuevas leyes de protección de datos, como la Ley de Protección de Datos del Reino Unido de 2017 y las Regulaciones Europeas Generales de Protección de Datos (GDPR), se extienden.

Sobre el estudio ‘Entendiendo a la Generación Alfa’ 

Entendiendo a la Generación Alfa es un estudio realizado por la agencia de comunicación global Hotwire en colaboración con la revista Wired en el cual se recogen entrevistas a 12 académicos y profesionales expertos en tecnología. En el estudio se analizan los efectos de la tecnología en las mentes de la Generación Alfa, las tendencias tecnológicas que definirán a esta generación y cómo las organizaciones y marcas pueden acercarse a ellos.